Revisa los avances de los ensayos de poda en nogal, que buscan mejorar la productividad y calidad en huertos de la zona centro-sur del país.

 

El Proyecto Aspectos de Sostenibilidad y uso eficiente de recursos en nogal, dirigido por el Dr. José Luis Henríquez de la Universidad de Chile (UCHILE), tiene como objetivo desarrollar un paquete tecnológico para la producción sustentable del nogal en la zona sur de Chile. Es por ello que en el primer año de ejecución se decidió realizar una prospección en distintos huertos de la zona centro-sur, lo que permitió determinar dos grandes problemas que amenazan la sostenibilidad del cultivo, la peste negra y el emboscamiento de los huertos. En este último, se ha observado que en un suelo sin limitaciones, los árboles pueden crecer frondosamente lo que produce emboscamiento en huertos maduros, lo que conlleva autosombreamiento, muerte de ramas superiores y centrales del árbol, y la concentración de fruta en la parte alta y periférica de la canopia, complicando aún más el control de peste negra. Este problema de emboscamiento se traduce en una caída importante de los rendimientos, lo que genera que aumente la brecha entre el potencial productivo y el real, por ejemplo huertos que habían llegado a producir 7 ton/ha disminuyen a menos de la mitad su rendimiento.

 

Considerando todos estos antecedentes, se planteó realizar ensayos de poda, para evaluar qué tanto podía influir esta labor en la productividad y la calidad de las nueces. La primera temporada, 2019/2020, se trabajó en huertos ubicados en las localidades Los Niches, San Rafael (Región del Maule) y Los Ángeles (Región del Biobío), con el objetivo de cuantificar el efecto de 3 niveles de poda (leve, moderada y severa) sobre la producción y el calibre de las nueces. Luego, en la temporada 2020/2021 se incluyó un huerto en la localidad de Mulchén, también en la Región del Biobío, pero donde se compararía sólo la poda del tipo severa con un tratamiento control.

 

En este video, el Investigador y subdirector del Proyecto, nos indica en qué consisten estos ensayos de poda:

 

A continuación se presentan algunos avances en las distintas localidades en estudio:

 

  • Los Niches:

En este ensayo, el  tamaño del árbol, expresado como fracción interceptada de la radiación fotosintéticamente activa (FPARi) y área de sección trasversal de tronco (ASTT) no se vio afectado con los distintos tratamientos de poda, tanto para la intensidad como el momento. Sin embargo, sí se encontró que podas más intensas, generaron un mayor calibre de fruto con pelón y estimación de área foliar. Esto se hizo más evidente en este último parámetro, cuando se aplicó una poda moderada sólo en 1 año a diferencia de cuando ésta fue leve y por dos años. Además, en este mismo tratamiento se obtuvo una mayor productividad (kg/m2 FPARi) que los otros tratamientos.

 

Para los tratamientos de dos podas consecutivas, se encontró que podas más intensas permiten obtener mayores calibres, es decir, una mayor remoción de dardos en este tipo de podas produciría una menor densidad frutal y por ende un mayor aumento del tamaño del fruto, sin embargo, al ajustarlo a igual carga frutal no se encontraron diferencias. Y con respecto al valor producto, éste fue similar para todos los tratamientos, lo que es curioso pues,  se eliminó un 25% más de dardos en la poda moderada con respecto a la leve, y un 54% más en la severa. Esta información es relevante, pues el ingreso del productor (US$/ha) no varió con los manejos de poda aplicados, lo que podría deberse a la obtención de un mayor tamaño de la nuez, y mejores precios por kilogramo.

 

  • San Rafael:

En este huerto se observó, que con dos podas consecutivas con igual largo del brote se obtenía una mayor área foliar. Además, con podas más intensas se generó un mayor diámetro del fruto con pelón. Con respecto a la carga frutal, ésta disminuyó en un 25% expresada en frutos/cm2 ASTT y en un 42% cuando se trataba de frutos/m2, cuando se aplicó una poda severa durante dos temporadas y con respecto a la poda leve. Ahora bien, como esta variable influye directamente en la producción del nogal, se encontró que podas menos intensas mostraron mayor productividad (kg/cm2 ASTT). Por otro lado, se obtuvo un mayor tamaño de fruto cuando se aplicó una poda moderada, con respecto a la leve, y con el mismo ajuste en la carga frutal. Cabe destacar que estas diferencias se deben a la intensidad en la remoción de centros frutales (dardos), es así como en la poda severa se eliminó entre un 28% más de dardos que con la poda moderada, y un 64% más que con la leve, esto sin alterar el número de veces en que se realizó la labor.

 

  • Los Ángeles:

En el caso de esta localidad, se realizó un ensayo en donde se eliminaron más dardos con tratamientos de podas severas y aplicadas durante dos años consecutivos, sin verse alterada el área foliar. Ahora bien, el tamaño del fruto sí se vio afectado, obteniéndose un mayor tamaño cuando se aplicó una poda intensa y sólo por una temporada.

Además, se encontró que una mayor intensidad de esta labor, permite obtener una menor carga frutal y producción en forma numérica (pero no estadística).

 

 

  • Mulchén:

Árbol de Nogal con exceso de ramas mal ubicadas.

Para este ensayo, se encontró que podas más intensas presentaban una área foliar similar, pero con un mayor calibre de fruto con pelón, ajustado a la misma carga frutal y en brotes del mismo largo. Además, se encontró que el tratamiento de poda severa disminuyó en un 17% la producción y en un 20% la carga frutal, no obstante, no se encontraron diferencias en la producción cuando se tenía la misma densidad de frutos. Por otra parte, se obtuvo un mayor peso y tamaño de la nuez, debido a una menor carga frutal. Estos resultados, dan a entender que existiría una compensación entre el tener una menor cantidad de frutos pero de mayor calibre, y el obtener una mayor cantidad de frutos pero de menos calibre. Esto se vio reflejado en que el valor del producto (US$/ha) fue similar en árboles tratados de los que no, pese a que al realizar los distintos tratamientos de poda existe eliminación de dardos.

 

 

 

 

Dentro de los resultados obtenidos, se destaca:

  • La interceptación de luz no se ve afectada por la aplicación de poda, por lo que el tamaño del árbol se recupera en el tiempo.
  • La carga frutal y la productividad, prácticamente no disminuyeron en todos los ensayos realizados a la fecha, lo que se podría atribuir a una emisión de brotes del año (crecimiento vegetativo) con rápida respuesta al producir fruta de buena calidad (mayor tamaño) en madera nueva, lo que se traduce en un valor similar del producto (dólares/ha), después de dos años y con la realización de una poda independiente de su intensidad.
  • Pese a las grandes diferencias en la remoción de los centros productivos (dardos), no hubo menores ingresos para el productor, lo que podría favorecer la eficiencia en la cosecha, necesitándose menor mano de obra, sobre todo en aquellos huertos en que no existe mecanización para esta labor.
  • Cabe destacar que realizar podas en los primeros años de establecido el huerto, ayudará a tener una buena formación y estructura del árbol, permitiendo que éstos sean más eficientes en el uso de la luz, y con menor riesgo de enfermedades al interior de la canopia.
  • Es importante generar podas más selectivas en los huertos, de acuerdo a las condiciones edafoclimáticas, para así evitar ramas mal posicionadas, que son las que provocan la falta de iluminación, ventilación y por ende la aplicación de productos fitosanitarios. Una mayor ventilación y menor humedad relativa al interior de la canopia, evitaría la presencia de hongos de la madera, y con ello que centros productivos se vuelvan improductivos.

 

Esta nota fue realizada en colaboración con el Investigador y Subdirector del Proyecto Aspectos de Sostenibilidad y uso eficiente de recursos en Nogal, Gabino Reginato, y el Ingeniero Agrónomo Miguel Valenzuela.

 

 

Para más información acerca del Programa PTEC66647 Centro Fruticultura Sur contactar a Claudia Jorquera claudiajorquera@uchile.cl o Alejandra Vinagre maria.vinagre@uchile.cl