El Centro de Estudios Postcosecha (CEPOC) está realizando nuevos estudios sobre el uso de atmósfera controlada en Cerezas.

 

Para lograr mantener la calidad de las cerezas por el mayor tiempo posible, es necesario conocer las características del fruto. En el caso de Cerezas, éstas son frutos no climatéricos, con una tasa respiratoria moderada (10 – 20 mg CO2 Kg-1 h-1 a 5°C), y una tasa de producción de etileno muy baja (<0,1 μL C2H4 Kg-1 h-1 a 20°C).

 

Este fruto no presenta sensibilidad al daño por frío, por lo que su temperatura óptima de almacenamiento es de 0°C (Kader, 2007). La temperatura de almacenamiento es el principal factor que permite alargar o acortar la vida de postcosecha de los frutos, por lo que es importante mantener una buena cadena de frío durante transporte y comercialización. Las bajas temperaturas, cercanas a 0°C, reducen la actividad metabólica de las frutas, y así mismo sus tasas de respiración y de producción de etileno, retrasando la senescencia y prolongando su vida útil. Por otro lado, la humedad relativa (HR) es importante al momento de mantener la calidad visual de las cerezas, ya que es el principal factor asociado a las pérdidas de peso, en particular de su pedicelo.

 

Otra técnica que permite prolongar la vida útil de las cerezas, es mantenerlas bajo concentraciones gaseosas que favorezcan su conservación durante el transporte. La atmósfera controlada (AC) es una tecnología que permite colocar la fruta en contenedores e inyectar una concentración de gases diferente a la del aire (21% de O2 y 0% de CO2). La disminución de la concentración de O2 y a su vez el aumento de la concentración de CO2, producen una reducción en la actividad metabólica de los frutos, reduciendo su tasa respiratoria y de producción de etileno, lo que permite prolongar su vida de postcosecha.

 

La tecnología escogida para el transporte de los frutos debe lograr mantener ciertas caractaerísticas de las cerezas desde el origen hasta el destino. Dentro de las principales variables de interés que inciden sobre la calidad de las cerezas, destacan: pérdida de peso, deshidratación, firmeza, color, pudriciones y desórdenes fisiológicos (Goulas et al., 2015). Para lograr mantener la condición de las cerezas (calidad óptima para los mercados de destino) por el tiempo deseado, el uso de AC se convierte en una técnica útil. 

 

Considerando todos estos aspectos, y en el marco del Proyecto PTEC: Postcosecha y calidad de la fruta en Cerezo, su Subdirector, el Dr. Víctor Escalona, quien académico de la Universidad de Chile (UCHILE) y Director el Centro de Estudios Postcosecha (CEPOC), está realizando un estudio sobre el uso de atmósferas controladas en el almacenamiento de Cerezas, en colaboración con la empresa danesa de logística Maersk.

 

¿En qué consiste este estudio?

 

Se evaluará el efecto de la AC en la variedad Regina cosechadas en tres estados de madurez distintos: Color Rojo Claro (C1), Rojo- Rojo Caoba (C2) y Caoba Oscuro (C3). El seguimiento se realizará a los 3 estados de madurez, ya que por lo general cuando la fruta está muy madura y la AC tiene baja o nula respuesta.

 

Para ello se enviaron contenedores a China utilizando como tratamientos dos concentraciones de AC (AC1 y AC2) más un control Atmósfera Modificada (AM1), en las que se evaluará frutas de los 3 estados de madurez antes mencionados. Cabe destacar que contenedores de la empresa Maersk ya se encuentran camino a China y llegarían a destino el 25 de enero, donde se abrirán y se realizarán evaluaciones de calidad de la fruta, en puntos estratégicos del contenedor.

 

De forma paralela, en el CEPOC se realizó una réplica del estudio, dónde se almacenarán cerezas por 35 y 42 días a 0°C, más 3 días a 10ºC simulando el periodo de anaquel y comercialización. Los análisis a evaluar serán: Perdida de peso, deshidratación del pedicelo, pitting, pardeamiento interno, sólidos solubles, acidez, firmeza, color de la pulpa y de la piel.

Fotografía: Equipos  de AC utilizados en los ensayos de Cerezas en las dependencias del CEPOC.

 

Mencionar además, que se realizará un segundo ensayo con la empresa Geofrut donde uno de los contenedores tendrá aire mediante el uso de AM (AM1) y otro con AC1 (bolsa perforada).

 

El Dr. Escalona comenta que hoy en día no se usa AC en transporte de cerezas, por lo que este estudio prueba nuevas tecnologías acordes con el medio ambiente, ya que evaluaría distintas combinaciones de gases, que en complemento con otras técnicas, permitirían no sólo extender la vida útil de la fruta, permitiendo llegar a destinos más lejanos, sino que también reducir la cantidad de kilogramos de plástico por embalaje.

 

Sí te interesa saber más sobre el uso de estas tecnologías, puedes revisar los siguientes artículos, publicados en la página web del Centro:

 

 

Para más información acerca del Programa PTEC66647 Centro Fruticultura Sur contactar a Claudia Jorquera claudiajorquera@uchile.cl o Alejandra Vinagre maria.vinagre@uchile.cl